jueves, 17 de enero de 2013

ALQUIMIA Y FUEGO INTERNO 02

Shiu'yollotl, encender el fuego interno no tiene nada que ver con una dama ni con un caballero. Para intentar esa maniobra, hay que romper la forma humana, y eso te saca de todas las clasificaciones - sobre todo, de las clasificaciones sexistas.

No hay mujeres ni hombres en el camino del espíritu; hay simios, por una parte, y un potencial de conciencia, por la otra. Créeme, un simio no es en absoluto necesario para realizar dicho potencial. Es lo que quiso decir Castaneda con lo de que "somos unidades selladas de energía".

Ya que muestras interés en el asunto, te pasaré un tip: vigilia, sueño y ensueño son clasificaciones mentales. Uno tiene que aprender a pasar fluidamente de un estado de conciencia al otro, para trascenderlos. El objeto de la búsqueda no es "ensoñar", sino unificar la conciencia. Ensoñar es sólo una técnica, un medio, algo que hay que aprender a usar y a tirar a tiempo.

- Primero ensueña, es decir, maneja tus estados de conciencia hasta que puedas ser tan volitivo dormido como despierto.
- Luego, acumula experiencia de segunda atención (y hablo de plantas, no vamos a hacernos patos).
- Por último, acecha, esto es, deja una huella en la energía del Universo, justifica tu existencia. Entre otras cosas, eso significa que tienes que generar cultura para pagar tu deuda cultural. Una persona con deudas no puede autorrealizarse.

Después vendrán tareas mayores, como lo de encender ese supuesto "fuego interno" para pasar a la Tercera Atención - si es que tal cosa existe y vale la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."