lunes, 21 de enero de 2013

CRISTO ES EL NAGUAL...

Cuestión clara: Jesús vino en carne.

Eso no es lo que dice San Juan, sino: "todo espiritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios."
No está hablando del judío Jesús, sino de la elevación del espíritu al estado del Cristo - representada, para los cristianos, por Jesús, y para los demás creyentes, por otros héroes solares.

Hay una diferencia entre Jesús y Jesucristo: el primero es un ser humano como cualquiera de nosotros, el segundo es la hibridación del ser humano y un estado de conciencia superior.
Confesar que "Jesús vino en la carne" es tan obvio como decir "Fulano vino en la carne" o  "Mengano vino en la carne". Lo extraordinario del mensaje apostólico es que "El Cristo se hizo carne".

Como sabes, Cristo es un título griego anterior ("Señor de Venus") al nacimiento de Jesús. Al emplearlo, los apóstoles reconocieron que el título no es la persona y, por lo tanto, no se puede restringir a la persona. Que Juan sea médico no significa que el único médico sea Juan. 

En el fenómeno de Jesucristo, el Cristo no quedó restringido a la forma humana, como creen los cristianos, sino que, por el contrario, la forma humana fue elevada al estado impersonal del Cristo. Y si pasó con Jesús, puede pasar con cualquiera que se lo proponga; por eso
aclara el apóstol: "sus salidas son desde la eternidad hasta la eternidad".

Los asuntos del Cristo no son para entender, sino para vivir. No se resuelven con hipótesis teológicas, sino con acciones. Si permites que la mente interfiera, anulas "la confesión del espíritu". La intrusión de la mente puede ser positiva, como en el caso de los creyentes, o negativa, como en el caso de quienes niegan la posibilidad de que aquello que llaman Cristo, Buda, Avatar o Quetzalcoatl, sea un fenómeno de conciencia auténtico. El único modo de percibir al Cristo es disciplinando la mente.

Cristo es el potencial de desarrollo perceptivo de todo ser vivo - no sólo humano, sino de todo lo que es sensible; de ahí que afirme el apóstol: "Cristo es la expectativa ardiente de toda la creación". En México le llamaban a dicho estado el nagual. Cristo es el nagual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."