sábado, 5 de enero de 2013

EL ARTE DEL ACECHO 03 (Recapitular)

Los primeros naguales, hace milenios (entre 10.000 y 60.000 a.C.) no utilizaban medios de escritura legibles. Entonces, fueron desarrollando el recapitular la enseñanza en cada lección a los discípulos. La recapitulación es una reexaminación formal de hechos energéticos, que a la postre resulta que TODO son hechos energéticos. Los discípulos efectuaban la misma técnica para recordar el aprendizaje recibido. Con el tiempo, se formó una técnica formidable y poderosa.


A la par de recapitular, los videntes notaron que con ésta el PE sufría un leve, pero pertinaz movimiento que traía a la superficie, a la memoria cotidiana, sentimientos de rechazo, temores, ira, rencores pero también esperanzas, ideales, enamoramientos, etcétera, que son muy desgastantes de la preciosa y sagrada energía que cada quien posee.
Entonces, fue cuestión de implementar una técnica de recuperación de energía dispersa y devolver o limpiarse de energía foránea.

El 90% de esta energía foránea y la propia desperdigada, es en la interacción con otros congéneres.
El nagual hace una lista de personas con las cuales ha interactuado emocionalmente, afectivamente y socialmente y trabaja en, primero, recuperar la energía propia dejada en cada interacción, y segundo, devolver la energía que no le pertenece y que solamente está allí interfiriendo el libre flujo de la propia.

La técnica es muy sencilla, pero tremendamente eficaz: se sienta uno (si es posible en Loto) o se recuesta sobre el lado derecho, en una habitación o lugar tranquilo y aplica una técnica respiratoria que consiste en inspirar lenta y profundamente como primer paso.
Se trae a la mente el recuedo de la persona y/o la interacción específica que se tuvo con ella. La cabeza estará vuelta hacia el hombro izquierdo. Se exhala lentamente al mismo tiempo que se lleva la cabeza hacia el hombro derecho, con la persona en mente y diciéndole "te devuelvo todos los filamentos luminosos que te pertenecen". Se debe llegar "vaciado" al derecho.

Allí, se detiene uno alrededor de 5 segundos; luego se inhala profundamente y se trae de regreso la cabeza con la misma persona en mente pero esta vez se le dice "me devuelves todos los filamentos luminosos que me pertenecen".
No sólo con personas se puede hacer. La lista puede abarcar toda clase de seres, acontecimientos en bloque, o situaciones específicas traumatizantes. Un buen principio podría ser todos los compañeros/as sexuales que hemos tenido. O "lugares donde he trabajado o vivido". En fin, el nagual se organiza impecablemente para luego aplicar el barrido de la energía neutra o negativa; y para recuperar la energia que le pertenece desde su nacimiento. 

No está demás recalcar que el nagual recapitula lo que quiere; o sea, puede seleccionar qué o cuánto o a quién se recapitula. Cada quien sabe con qué se quiere quedar y qué quiere desechar.
Otra posibilidad es que cada nagual puede crear su propio estilo de recapitular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."