martes, 13 de agosto de 2013

EL ARTE DEL INTENTO 0014






El intento es lo que hace de un hombre o mujer comunes un ser en estado de guerra. No es un deseo pasajero o una veleidad. En este camino sagrado del nagualismo, el guerrero tiene que manifestar su intención de aprender, sin que intervenga la razón en dicha empresa. 
Todo tiene intento. Los dinosaurios, hace millones de años, "intentaron" volar y lo lograron. Comenzaron a aparecer dinosaurios con plumas... y tenemos a las aves como producto de ese intentar.

El nagual experto basa su voluntad en captar la intención de las cosas. Al lograrlo, puede actuar sobre ellas con total impunidad. Naguales con excelsa maestría incluso intentan cosas, objetos, situaciones, etc. y las convierten o retrotraen a la PA.
El nagual que intenta busca la armonía con el mundo, y se basa en la "lectura" de su intención. Logra compenetrarse, captar, desnatar la esencia de todo poniendo "sentimiento" a ese quehacer.

En el ensoñar, otro Arte fundamental del nagual, uno vuela sin traba alguna. Ergo, con intención inflexible, es factible retrotraer dicho sentimiento a la PA ¡y volar ante la vista asombrada de los testigos de semejante prodigio! Aunque por lo general, un nagual vuela en silencio y absolutamente lejos de cualquier testigo humano...
El intento es una herramienta y una posibilidad latente en todo ser consciente de su poder personal. Es muy simple aplicarla pero la socialización estupidizante de la PA nos separa del Intento con una barrera de olvido casi impenetrable que se creó hace miles de años. Contra ese "olvido" lucha, guerrea, un nagual verdadero que se precie de serlo. (Don Julio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."