martes, 13 de agosto de 2013

EL ARTE DEL INTENTO 0015




Para un nagual, hablar sobre el intento resulta una empresa muy dificultosa. Pero pondré "intento" en estos capítulos.
El Intento se describe como una especie de Voluntad. Ambos términos van de la mano. Pero la voluntad tiene un significado mayor y más "multiversal": un nagual, a través de su maestría, no sólo tiene control adicional sobre el mundo físico externo o Tonal; más bien actúa a sabiendas que esta fuerza es el corazón de todo lo que existe, o lo que es lo mismo, lo concreto y/o abstracto que podemos "perceptualizar". La voluntad no es sólo poder personal; a través de ella existe todo y aplicarla a nuestro antojo y/o favor se le llama intento.

Como habrá notado el interesado lector, el intento no puede comprenderse o definirse con la sintaxis normal. Esto nos lleva a una conclusión muy especial: el Intento sólo puede experimentarse. Valga la paradoja-redundante: el Intento se logra... intentándolo.
Los naguales, debido a su preparación y disciplina, tienen acceso instantáneo al intento. El Intento, ojo, es la base fundamental de la estructura trina que conforma junto al Acecho y al Ensueño.

Cada cosa, objeto, acción, fundamento, reacción, causa y efecto, etc. tiene INTENTO como médula, como corazón y motor fundamental de su ser y existir. 
Un nagual conoce el "intento" de las cosas. Ergo, hay tantos "intentos" como objetos concretos y abstractos existentes en el Multiverso.
Un árbol y un gato tienen intento (dos ejemplos concretos); volar o atraer sanación tienen intento (dos ejemplos abstractos). Los 4 podrían ser manipulados por un nagual verdadero...
(Don Julio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."