sábado, 5 de enero de 2013

EL ARTE DEL INTENTO 03

Hace entre 35000 y 50000 años a.C., los naguales de viejo cuño o Antiguos Videntes observaron que de algo que denominaron Águila emanaba una fuerza-voluntad que lo impregna todo. Es más: lo ES todo.  Dicha Fuerza-Voluntad es la responsable de la percepción de los seres vivientes orgánicos e inorgánicos, lo que significa que permite el movimiento y/o desplazamiento del Punto de Encaje.

Este movimiento-desplazamiento lo interpretamos como percepción y su estrechez o amplitud depende de cuán lejos o cerca o superficial o profundo se ubica o posiciona el PE.
No tardaron mucho en darse cuenta que el PE se puede manipular y desarrollaron la más extraordinaria de las artes naguálicas: el arte del Intento.
Este dominio permite "ver" la energía tal cual es y por ejemplo, si el PE es movido "hacia la izquierda" de nuestra Esfera Luminosa (nuestro REAL Ser) activa o ilumina (provoca el reconocer) filamentos luminosos internos que jamás son traídos a nuestra conciencia. De inmediato nuestra conciencia se enriquece y nuestra percepción se sale de lo "normal".

Pero hace unos entre 20000 y 8000 a.C., ocurrió un evento tan extraordinario que sólo podemos conceptualizar como un "capricho" del Águila: surgieron 2 grupos, dos facciones, dos senderos de conocimiento enfrentados entre sí.

Los naguales cazadores y los naguales ensoñadores. Ambos se separaron y las luchas entre ellos resultaron épicas. Todavía se ven rastros en cuevas, pinturas, ciertos restos arqueológicos y principalmente, en tradiciones orales, de este enfrentamiento. Es más, dicho enfrentamiento (ilusorio al fin y al cabo) está inserto en nuestra psiquis.

Para un vidente a los Cazadores se les puede confirmar -en su esfera luminosa- que son como cuatro esferas unidas o sea tetrafurcados.
Que sepamos, sólo hasta mediados de los 60´s del S.XX se supo de la existencia de unos naguales muy especiales, unas "rarezas" energéticas: los conformados por 3 esferas o trifurcados.
Abro la posibilidad -opinión muy personal- que es factible que haya Cazadores y Ensoñadores con ambas características o sea:

Cazador cazador (gran énfasis en el Acecho)
Cazador ensoñador (Acechante que incursiona en el Ensoñar)
Ensoñador ensoñador (gran énfasis en el Ensueño)
Ensoñador cazador (que combina ambos artes, partiendo del ensoñar)

¡Y de éstos hay tetra y trifurcados! Los trifurcados son revolucionarios, rompen las reglas y las "tradiciones" anquilosantes. Exploran más allá de cualquier límite y cuentan con una enorme energía del tipo ancestral. Es bueno saber que para la filosofía oriental, el taoísmo por ejemplo, el chi o qi se obtiene de 3 formas: el heredado por tus ancestros, el que se toma del entorno y el que se obtiene de la alimentación. En lo personal, estoy convencido que el Taoísmo y el Nagualismo tienen más puntos afines que divergentes. No en balde provienen de 2 de las 3 culturas "madre" de nuestro planeta.

Volviendo a los trifurcados, son tremendamente vitales, efusivos y desbordan simpatía y "maestría".  Por su naturaleza "científica" y escudriñante de los misterios, generalmente se desarrollan solos o con una muy selecta compañía. Desdeñan crear "partidas" pues la interacción humana es propensa a importancias personales muy desgastantes y dañinas. Cada nagual debe saber a cuál tendencia pertenece, como es mi caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."