sábado, 5 de enero de 2013

EL ARTE EL ACECHO 02 (Recapitular)

Recapitular es uno de los actos más importantes de un nagual. Es un acto "milagroso" de renovación, un proceso vigorizante que purifica y habilita al nagual por medio del misterio del respirar.

Es un consumado acto de acecho pues con ella somos capaces de crear una percepción sustituta que nos hace pasar junto al Águila (morir sin morir).
Consiste en recordar todos los aspectos de nuestra vida con la mayor fidelidad posible. Pero también es un proceso que jamás termina pues se recapitula a diario.

Al recapitular logramos dos cosas: nos liberamos de los lazos energéticos de otros a la vez que recuperamos toda esa energía que hemos ido dejando por la vida.
El recapitular nos permite perder "la forma humana", aquella fuerza informe que nos convierte o hace seres humanos. Dicha fuerza sin forma es la alineación de las emanaciones del Águila (Supremo Monarca del Universo (SMU), Don Juan dixit) encendidas por el resplandor de la conciencia en el sitio preciso donde el PE está fijado o sea, la vigilia o cotidianidad.

Como nagualistas o naguales, estamos perfectamente conscientes de ello y luchamos por la abnegación de perder dicha afiliación con esa fuerza informe que nos empuja retrógradamente a la habitual posición del PE en el autorreflejo, y la estupidez cotidiana.
Una recapitulación exhaustiva siempre da como resultado un aumento significativo de energía. Es un acto naguálico verdaderamente habilitador que produce consecuencias personales inimaginables. Es un acto de poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."