viernes, 4 de enero de 2013

EL NAHUALLI O NAWALLI

Me gustaría que nos explicaras: por ahí se dice que los antiguos mexicanos no escribían Nawalli, sino Nahualli. ¿Es eso cierto? Y, como consecuencia de lo anterior, ¿Existe alguna diferencia
entre los conceptos de Nagual, Nahualli y Nawalli?

Los antiguos mexicanos efectivamente NO escribían nahualli, nawalli o nagual, porque no conocían los caracteres latinos. Escribían en glifos. Ojalá pudieras subir el glifo que los nawas tenían para Nawalli, creo que eran dos mazorcas de maíz unidas en un solo tallo ¿no? En la zona maya, hay varios glifos que describen al Nawal. Sobre ellos dice el Popol Vuh:
"Entonces, Ia gente mágica, Nawal Winak, proyectó su venida. Su mirada llegaba lejos, al cielo y a la tierra; no había nada que se igualara con lo que ellos vieron bajo el cielo. Eran los grandes, los sabios, los jefes de todas las parcialidades..."

La mayoría de los glifos mayas sobre el Nawal son la imagen de la cara de un ser humano, cuya mitad izquierda es la de un jaguar. Hay una excepción: existe otra que es como una capuchita con dos aberturas por ojos a la cual los académicos le llamaron "Casper", por parecerse al fantasmita Gasparín. Por cierto, es palenkana. Por último, notarán que en los glifos originales mayas no hay diferencia alguna entre nagual con "G", con "H" y con "W", como pretenden difundir algunos ignorantes en la materia.
Esto de los glifos me gustó, yo creí que el término nawal era del nahuatl, pero veo que pertence a todo el Anawak. Una pregunta, si los glifos mayas son silábicos ¿Cuál pertenece a NA y cuál a WAL? ¿O en qué parte estoy confundida? ¡Podrías aclarararme?   



Kiawitl, el término Nawal es apócope de Nawalli (Li es el sufijo de los sustantivos). Dicha apócope se usa de dos maneras: 
- Para formar composiciones como Nawalla'tolli, "el lenguaje de los naguales" .
- Como título peresonal. Por eso, lo correcto para referirse a un maestro de nagualismo no es Nawalli, sino Nawal.
 
El término Nawalli tuvo su origen en la lengua nawatl, pero se extendió a otras lenguas, incluyendo el español. Es igual que términos como aguacate, tiza, papalote, etc. 
Su versión en español es Nagual. Este sonido que no es una corrupción de Nawalli, como se piensa, sino un arcaísmo anterior a la lengua nawatl.

"Si la Toltequidad es el arte de saber vivir, de conseguir la armonía en la vida, el cosmos, la sociedad... El Nawualismo ... Sería todo lo contario?"

El Nagualismo NO es lo contrario de la Toltequidad, sino su aspecto interno, Los principios naguales complementan las doctrinas toltecas. Por ejemplo, una doctrina ética tolteca quedó recogida en el Wewetla'tolli y dice: "no pierdas el tiempo ni de día ni de noche". En una interpretación Toltekayotl (Tonal) eso significa trabajar y ser útil. Pero, en la doctrina nagual, se amplia a la exigencia de aprovechar las horas de sueño para el trabajo interior, a través de una serie de técnicas englobadas bajo el nombre de "ensueño". Como ves, no hay oposición, sino desarrollo.

"cuando uno busca en el ensueño a nuestro nawual esos estados de conciencia diferentes donde no hay normas, reglas, donde se rompe lo llamado normal y lo bueno y lo malo, ¿No tienen el valor que les damos en la Toltequidad o en nuestra sociedad?"


La búsqueda del Nagual sigue reglas. En el ámbito del nagual, el Tonal tiene que comportarse con reglas O SE DESINTEGRA. Eso es básico. Las reglas son lo que llamamos técnicas; por ejemplo, la técnica de reconocerse a uno mismo, de adquirir sobriedad, de contactar con la energía inorgánica, etc. Esa búsqueda va dirigida a la libertad, es decir, a la trascendencia (no a la negación) de toda ley. De ahí que, en una interpretación tonálica, uno pudiera pensar que el nagualismo es amoral y anárquico. Nada de eso. Hay que desarrollar un nuevo tipo de reglamento interior y externo, al que llamamos "moralidad tolteca". 
Lo que se pierde en el camino del nagual no es el sentido del control, sino la timidez y el miedo. Se pierde la creencia en Dios, pero no en el espíritu del ser humano. Se pierde el poder sugestivo de los libros sagrados, pero se adquiere Masewalistli o capacidad de hacerse responsable por las propias decisiones. El mundo del tonal se vuelve un sensentido; en cambio, comenzamos a percibir los propósitos profundos de la existencia.

"¿Cómo podríamos armonizar el nawualismo y la toltequidad?"
 
Si no es armónico, no es Toltekayotl y, por lo tanto, no es Nawallotl. Practicar la Toltequidad como se debe, nos lleva directamente al nagualismo. Podríamos definir a la Toltequidad como la ruta más corta (en este mundo del tonal) para llegar al nagual. Seguir la ruta no te garantiza que llegues pero, paradójicamente, lo importante no es llegar, sino intentarlo.

"La Toltequidad es una forma de vida, ¿Y el nawualismo qué es?"
 
A riesgo de que se interprete mal, podría decirte que, así como la Toltekayotl es la preparación para la vida en la tierra, el Nawallotl es la preparación para la muerte. Los antiguos no veían a la muerte como nosotros. Hoy no la entendemos, le tenemos miedo, por eso la gente no se quiere morir. Antes se le veía como una oportunidad. La muerte es honesta e implacable, te da el chance de evaluar tu vida y ponerla en perspectiva. Si no lo haces, destruye tu raíz. Entrar al nagual es entrar a la muerte. Uno no puede descubrir al nagual si no se reduce a nada. Después de la nada solo hay una cosa: capacidad de decisión. Ese reino es, pues, el espacio de conciencia donde se genera la creación. El Universo no fue creado de la nada por Dios o por el Big Bang; es recreado permanentemente por el nagual.

AH, GRACIAS! Ahora entiendo la importancia de entrar e nuestro nahual, (nawal). Perder el miedo de tantas capas ideológicas que nos estorban, es como un lodo que no me permiten ver mi verdadera escencia, cómo puedo crear, cómo puedo enfrentarme a la misma muerte y renacer en armonía para estar en la toltecayotl.

"Hay que desarrollar un nuevo tipo de reglamento interior y externo, al que llamamos "moralidad tolteca".
 

Esto me recuerda un pasaje de "El conocimiento silencioso" donde Don Juan explica a Castaneda que la impecabilidad no tiene que ver con proceptos morales como los entendemos usualmente, sino con el uso óptimo de la energía y que sin embargo existir en el mundo exige una superación de la condición ordinaria e incluso de la condición de manejar del ser humano que puede manejar el poder a su antojo
 
".... Ser brujo, es como ser zapatero o panadero. La meta de los brujos videntes es sobrepasar esa condición. Ser más que brujo. Y para eso necesitan belleza y moralidad".

Coincido con ambos: moralidad tolteca es impecabilidad. Castaneda nos ha mostrado la impecabilidad como una posición frente a uno mismo o frente al grupo de prácticas naguales. Pero eso es apenas el primer paso. La moralidad tolteca implica una posición de compromiso con el medio social y natural en que vivimos. Así como un brujo refugiado en la montaña es un falso brujo, un tolteca que no se hace responsable de su naturaleza depredadora, es un falso tolteca.

Intentar definir o encasillar "lo" nagual, es un acto irreverente de la mente del Volador. El Misterio nos sobrepasa, nos inunda, estamos inmersos en él ¿Cómo podríamos, entonces, definirlo, etiquetarlo? Aclarando que estoy consciente de mi importancia personal al tratar de definirlo, yo diría que el nagualismo es un "regreso a casa", una "vuelta al origen", un "reencuentro con la totalidad de sí mismo, reintegrarse con y en aquella ´mitad´que nos falta" (tlaka y nawalli). Y es eminentemente práctico. Mucha gente cree definirlo, pero desde la comodidad estupidizante de un sillón mullido y una supercomputadora enfrente. No. El nagual se vive o se escapa como agua entre los dedos. Así de inaprensible es, pero también -paradoja naguálica- es lo más sencillo y fácil del mundo ¿Por qué? Porque es parte de nuestro Ser y pocos, muy pocos, han logrado re-contactarse, establecer esa comunión "divina" con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."