viernes, 18 de enero de 2013

ENERGÍA

¿Que es energía? Para empezar, descontemos las explicaciones de los místicos. Nada de filamentos nebulosos, chakras en forma de flor, campos áuricos o cosas por el estilo. Eso sólo son fenómenos electromágnéticos - manifestaciones de la energía, pero no la energía. Energía es una palabra, es decir, un símbolo. Por lo tanto, no se puede entender la energía si, primeramente, no deslindamos algunos aspectos de nuestro proceso cognitivo.

Científicamente, la energía se define como el estado potencial de la materia (aunque esto de la energía oscura ha venido a trocarlo todo). La acepción chamánica es igual, salvo que, en lugar de materia, se habla de un "estado perceptual". Energía es el potencial de nuestros estados perceptuales.

Todos hemos oido decir que "el universo es energía"; sin embargo, por más que miramos, sólo vemos cosas. ¿A qué se debe esto? A que hemos sido culturalmente condicionados a atender únicamente a lo que posee significado. Si algo no significa nada para nosotros, no lo vemos - una característica psicológica que conocen bien los diseñadores de propaganda. También se cumple lo contrario: si hemos sido culturalmente condicionado para ver algo, lo seguiremos viendo, no importa que la experiencia no lo reporte. Ejemplo, Dios.

Ese condicionamiento se puede romper, volviendo a Ver el mundo tal como es, es decir, como energía que fluye. El secreto para dicha transformación consiste en la aplicación de un principio científico: no prejuiciarse. Si quieres ver la energía directamente, pasa TODO lo que te digan por el tamiz de la experiencia, comprueba las cosas.

Si te vuelves adicto de la comprobación, empezarás a descubrir que la mayor parte de las definiciones que te regalaron tus maestros son erróneas. Por ejemplo, la tierra no es redonda, ni siquiera volumétrica; sólo lo es en la "fotografía" tridimensional que nos regala la limitación de nuestros sentidos. La materia no existe, es una palabra que heredamos de la primitiva filosofía griega, sin contenido objetivo. Las leyes que gobiernan el Universo tampoco existen: "ley" es el nombre que le damos a un conjunto de tendencias estadísticas, a veces muy disímiles y del todo enigmáticas. Dios es la proyección del ego; el Diablo, de nuestros temores ocultos. El universo, ni es Uni ni es Verso, pues la unidad y los antagonismos únicamente tienen existencia mental.

Una vez que te sales de los prejuicios más gruesos, el mundo comienza a "ablandarse". Lo que antes veías en términos de cosas materiales, ahora comienza a parecer más un conjunto de vórtices energéticos. Sobre esa plataforma, y con el empujoncito de una planta o de 40 años de meditación rigurosa en un retiro monástico, capaz que llegues a ver lo que dice Castaneda: el mundo como un fluir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."