sábado, 5 de enero de 2013

ENSUEÑO: LA ENERGÍA SE CONSIGUE AHORRÁNDOLA

La energía se consigue ahorrándola. El EGO y LA MENTE RACIONAL consumen el 99,9% de nuestra energía psíquica disponible. Es por esto que la mayoría de los elementos de los sueños comunes es PURO EGO, o sea ILUSIONES.

La energía se obtiene, entonces, dejando de pensar, aprendiendo a callar la mente, no identificándonos con lo que nos pasa, viviendo el AQUÍ Y AHORA con desapego, actuando de corazón mas que por EGO.También ayuda saludar al Sol al amanecer y al atardecer, dejando que entre su luz por el ojo izquierdo. También es importante una alimentación natural, no alcohol, no droga, NO DESEAR, vida sana, no enojarse, no sentir pena por los demás ni por uno mismo. En fín, no tomarse tan enserio este mundo, que al fin y al cabo no es más que otro sueño.

Para distinguir las personas reales de las proyecciones, tienes que PRESTAR ATENCION. Si aprendes a prestar atención en los sueños, eso sí que es magia. Puedes ordenarle a la persona ¡conviértete en lo que realmente eres!. Si es un soñador real, entonces tienes que ver o sentir su enorme energía, en cambio, las proyacciones o fantasmas son apagadas, se les nota la debilidad.

También existen los espíritus del astral. Esos se distinguen porque el terror que produce su cercanía es escalofriante desde los huesos, y casi siempre te despiertas paralizado y se te viene una sombra negra encima. En los sueños, suelen acechar disfrazados de cualquier cosa.

Mis sueños lúcidos van por rachas. Puedo tener sueños lúcidos y viajes astrales una semana seguida todos los días en las rachas buenas, y en las malas, uno por semana o uno cada quince días.
También depende mucho del silencio interior, del estado energético, la alimentación, el nivel de cansancio y de factores externos (a veces el cuerpo astral se ve obligado a salir en defensa de ciertas amenazas energéticas. Esto ocurre solo, como un reflejo) 


ADQUIRIR EXPERIENCIA

No hay nada "concreto" sobre como "instruirse". La cancha, más bien, se obtiene intentándolo. El cuerpo astral es algo que tenemos bastante atrofiado y desentrenado. Así como un bebé tiene que aprender a caminar, el cuerpo astral tiene que aprender a volar, a convertirse en cosas, a proyectar y, sobre todo A PRESTAR ATENCIÓN EN LOS SUEÑOS. Es importantísimo lograr pararse en un sueño, dejar de ir como loco para todos lados y reflexionar: ...a ver... ¿Dónde estoy? ¿Qué es esto? ¿qué es aquello?... a ver mis manos... ¿cuántos dedos tienen?..
Una vez que el bebé aprende a caminar, nunca vuelve a olvidarlo. Es cuestión de práctica y determinación. Para lograr pararse a reflexionar en un sueño, es bueno pararse en la vigilia, dejar a un lado todos los asuntos "importantes" y dedicarse a percibir 100%, escuchar el viento, oler, ver sin enfocar, y, sobre todo, no pensar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."