viernes, 4 de enero de 2013

¿HAY "VALORES" EN LA OBRA DEL NAGUAL CASTANEDA?

Tardé bastante en poner el título a este mensaje debido a que indudablemente la obra del Nagual CC no es un manual del "padre Ripalda" o un catecismo de hipócritas valores (sí...hipócritas) de nuestra calamitosa sociedad humana. Así que, de entrada no debería crear estos mensajes-respuesta, pero ya aclarada la salvedad, me avocaré por simple intento y predilección.

Resulta que se están escribiendo una serie de artículos, amparados paradójicamente bajo el nombre de nagualismo, los cuales pretenden demostrar que todo lo relacionado con el Nagual CC (vida, obra, propuesta, etc.) es falso, mentiroso, carente de valores y, en suma, francamente desechable y más que todo, se intenta que el curioso, el buscador sincero, el interesado en el nagualismo verdadero, se cohíba, se asuste, se aparte de las enseñanzas de la brujería tolteca.

Ya con ese intento, es evidente que el autor (es) de dichos mensajes no tiene la menor idea, no ha captado, no se ha empapado de los principios fundamentales de la más avanzada propuesta "espiritual y energética" de la historia de la humanidad.

Entonces, ya desde que se fija en nimiedades de si existió Don Juan o no, de verdaderas barbaridades sobre unas sillas mencionadas de pasada en uno de los libros, o en qué fecha hubo guerras yaquis, se desprende que el autor (es) escribe del único lugar en donde puede estar: el limitadísimo cerco del tonal. El tonal, aunque nos parezca inmensamente grande (lo es) en realidad es sólo una parte ínfima del Nagual, el cual lo es todo. Lamentablemente, en el estado estupidizante en que estamos, simplemente acertamos a captar e interpretar dicha ínfima parte, a la cual -repito-llamamos tonal.

Entonces, cuando alguien pretende afrontar al Nagual desde la decadente simpleza del tonal, arranca cojeando, limitado por su ignorancia "naguálica", si se me permite la expresión.
El autor (es) trasluce diáfanamente su invalidez al tratar de "vengarse" del Nagual CC desmenuzando -según él- su obra y propuesta, pasando por alto que CC no escribió un manual de aprendizaje y jamás, pero jamás dijo "hagan lo que yo hice". Me gustaría ilustrarle y decirle que lo que CC recogió en su obra fue SU experiencia personal, nada más.

Los nagualistas toltecas, nos apoyamos en ella como puntos de referencia o faros o tópicos-guía, pero no pretendemos (sería estúpido) copiarlo.
Entonces, no nos interesamos en comprobar fechas, si se contradijo o si Don Juan fue henequero o vaquero o qué sé yo cuántas nimiedades rayanas en la imbecilidad que el autor (es) -lleno de un egocentrismo paralizante-nos zampa sin rubor alguno.

A algunos convencerá de las "maldades" del Nagual CC, pero su éxito será muy parco y pobre. Habemos millones que no nos detuvimos en esas tonterías y nos pusimos a practicar. Y muchos... tuvimos éxito; obtuvimos resultados, nos nagualizamos.

Claro, como todo en esta vida, también muchos fracasaron. Fueron derrotados por los inorgánicos y especialmente, por el más especializado y efectivo: el Volador.
Éste, es evidente, es el que está detrás de las largas y sesudas disquisiciones mentales con que el autor (es) nos aburre desde el bostezo hasta el mortal aburrimiento ante tanta palabra hueca.

Apostaría el brazo derecho que esta persona es un perdedor. Fracasó irremesiblemente y ahora, desde su triste condición pseudointelectual, pretende tomar revancha. Se ha convertido en un pinche tirano. Bueno, en un pinche tiranitito chiquitito, pues su nefasta influencia no pasa de unos 10 lectores, yo incluido.

El propósito de estos mensajes que inauguro hoy es refutar -humildemente- el asunto ése de los valores que tanto preocupan al susodicho, algo verdaderamente sorprendente pues esta persona ¡no practica ninguno!, cosa harto conocida y probada hasta con testigos.
Que yo recuerde, sí he visto valores en la obra y propuesta del Nagual CC; no sólo en él sino en lo que su maestro DJ le decía e inclusive, también filosofía de alto nivel. 

Concluyendo: el autor (es) del/los libelo mencionado está luchando contra "molinos de viento" pues  la obra del Nagual CC no pretendió nunca ser un modelo de virtudes o moralidades o algo parecido. La obra del Nagual nos muestra cómo un hombre pudo trascender la estupidez cotidiana, la simpleza del tonal y las potencialidades increíblemente avanzadas que todos poseemos. Yo te sugiero, amable lector, que no hagas ningún caso a "naguales" falsos y fracasados, llenos de soberbia y con una importancia personal que no le cabe en su maltratado cuerpo. 
Léete la obra completa de CC. Evalúala, reflexiónala, para luego ponerse a intentar la práctica de la máxima obra que puedas afrontar: tú mismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."