lunes, 21 de enero de 2013

LA ATENCIÓN QUE SE LE PRESTABA AL ENSUEÑO 02

Al dormir, morimos literalmente. Si volvemos al otro día, es porque el cuerpo todavía aguanta. La muerte es un sueño en que el cuerpo ya no aguantó. Por eso es fundamental aprender a manejar el sueño (no digo los sueños). De ese modo nos preparamos para el lado inmanifiesto de la realidad. También he visto que todo estado no corpóreo, por ínfimo que sea, es superior a todo estado corporeo, pues implica la liberación del potencial perceptual. Con ello no me refiero a un alma que sobrevive a la muerte ni nada de eso, pues no se puede decir que el aire contenido en un globo sea de distinta naturaleza que el aire del exterior.
“Sueña que escoges hasta el día en que seas tú tomado de la Tierra. Sueño es el rocío del cielo, el jugo del cielo, la esencia del cielo; la flor de oro del centro del cielo es un sueño. Gana y lleva contento la piedra roja que has soñado; esencia del cielo has soñado.” (Chilam Balam de Chumayel)

La cita del Chilam  que menciono tiene simbolismo esotérico. La "piedra roja" es un estado de cristalización de la conciencia en torno al vehículo al nagual (el Cristo). En el lenguaje alquímico europeo se habla de ir del putre al rubí a través del albedo, o convertir el plomo en oro a través de la "piedra". Como notarás, lector, es un proceso trino del que el Chilam da la clave al exhortarte que sueña:

1. Cultivo del sueño (no me gusta usar la palabra "control", pues no es exactamente eso).
2. Disolución de la dualidad onírico vs. vigílico.
3. Proyección del nagual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."