viernes, 18 de enero de 2013

LA CIENCIA DEL FUTURO VOLVERÁ A SER ENTEOGÉNICA

En los murales indigenas se sospecha por la forma de sus trazos que sabian de la dinamica interdimensional


Lo asombroso de la ciencia moderna es su capacidad de expresar en números ciertas intuiciones que siempre han estado ahí. Los números permiten manejar la materia y producir cosas que, para los antiguos, habrían sido verdaderos milagros. Pero sería un error deducir de ello que las ideas cosmológicas modernas son producto de nuestra era. De hecho, nuestras ideas sobre el cosmos son ingenuas y tímidas, si las comparamos con las de otras culturas. Allí donde un científico moderno usa una lente, un chamán mesoamericamo emplea una sustancia potenciadora de los sentidos.

En cierto sentido, el resultado es el mismo, pues ambos van más allá del límite natural del órgano de percepción. Sin embargo, en otro sentido, el resultado es muy diferente, pues la lente no modifica en absoluto nuestros procesos mentales, pero la sustancia química sí. La ciencia del futuro volverá a ser enteogénica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."