sábado, 5 de enero de 2013

LA IMPORTANCIA PERSONAL


¡Ah, què terrible es! Bien decìa el Nagual: "¡la importancia personal mata!" Y hasta mandò imprimir la frase en camisetas que repartiò alegremente.
Es mi mayor enemigo. Me ha ganado incontables batallas... pero algunas veces yo la he derrotado. Por ella nos ensalzamos, nos ensoberbecemos, nos sentimos "wow". Caminamos despreciando sin darnos cuenta que los despreciados y despreciables somos nosotros. Nos mostramos a los demàs exactamente como los demàs quieren que nos mostremos. Buscamos, como dijo el otro Nagual, "la aprobaciòn en la mirada de otros" y no nos damos cuenta que la ùnica aprobaciòn verdadera es la propia.
Acosamos y acorralamos a quienes creemos que son inferiores a nosotros. Decimos amar, siendo que en el fondo es un asunto de posesiòn y territorios ganados y conquistados.
Sumamente intolerantes, nos creemos los ùnicos dueños de la Verdad siendo que somos unos estùpidos fatuos e ignorantes.
Prepotentes, aunque aparentemente condescendientes y amables, muchos transitamos por la vida imponièndonos a sangre y fuego.
Defendemos el autorreflejo supraexacerbado, nos creemos "importantes, sabios, buenos" ¡y hasta guapos! y somos simples marionetas movidas por extrañas, horrendas y poderosas fuerzas ajenas a nuestro entendimiento.
Con ìnfulas de "maestros" o sabihondos, herimos a quienes discrepen o disientan de nosotros. Nos sentimos tan importantes que es inaceptable el que alguien no "aprecie" nuestras virtudes.  Mentimos y mentimos y mentimos ¡y terminamos por creernos nuestras propias mentiras! He sido uno de esos... y en otros aspectos mencionados aquì lo sigo siendo.
Pero tengo una ligera ventaja en esta batalla desigual entre la IP y yo: reconozco mis bajezas, lucho  por vencerlas o enmendarlas y dudo tener alguna "alteza". Y si tuviera alguna de esta ùltima, no me es lìcito decìrmela a mì mismo. 
Estoy hasta la médula del Tercer Enemigo... Y dicha Claridad es la que me ha permitido escribir todo esto. Ese nagual de la imagen con un corazòn arrancado es este servidor... y el corazòn sacrificado es el mìo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."