sábado, 5 de enero de 2013

LA INVOCACIÓN DE UN GUERRERO

Invocación naguálica para meditar

Nomatka ne’watlniketsalkoatl nimatl,
ka ne’watl niyaotl nimokekeloatsin
a’tle ipan, nitlamati.
Ye ashkan yes nikinmaawiltis noweltiwan
nitlakashillowan.
Ye’wantin essotiwitse’ tlapallotiwitse
au’ in ne’watl a’mo nesso’ a’mo nitlapallo.
Ka onikualwikak in tlamakaski
Se Atl itonal, Se Mikistli, Se Tekpatl
achotipa (tlachotipa) esoas tlapalloas.
Tetl iwintis, kiawitl iwintis, tlalli iwintistonewa,
onik walwikak nomikmananomikkanakayo
inik a’mo nikmatis inik nechawiltiske
in noweltiwan in notlakashillowan.
A’mo ne’watl in nechwilkiske’
in nitlamakaski niketsalkoatl.
A’tle ipan nitlamati, ne’watl niyaotl.
Ka ye no istwitse noweltiwannotlakashillowan
ye kiwalwika in shochiketsal kiwalkika in i’iyo
yes in iichka tlawitek inik nechaawiltiske.
Tlashiwallau’ tlaltetekuin,
tlachiwallau’ tonakametsin, olloke’ yaoyoke’.
Tlashiwalwian tlamakaske’ Tonatiu’
ikisayan Tonatiu’.
in ishkich nemi in yolli in patlantinemi,
inik nau’kan nikintsatsilia, ik ashan yes.
Tlashiwallau’ Se Tochtli aketstimani,
Tlashiwallau’ Se Atl itonal, Se Tekpatl
Tessoas titlapalloas Tlashiwallau’ tlaltekuin.

(Vengo) en mi estado de paz yo, Serpiente Emplumada, la mano (la unidad de medida),
pues soy el guerrero, el que se burla de todo.
Nada me sobrepasa, soy el entendido, el calmado.
 Ahora ocurrirá: me burlaré de mis hermanas,de mi naturaleza humana.
Ellas tienen sangre y color (sustancia, sensación),
pero yo no tengo sangre ni sensibilidad.
Pues he traido al sacerdote
Uno Agua, Uno Muerte, Uno Pedernal,
quien se teñirá de sangre, se llenará de color.
 Se embriagarán la piedra, el palo, la tierra, atormentados,
pues traigo mis manos insensibles,
mi cuerpo amortiguado
para no sentir las burlas de mis hermanas, de mi condición humana.
No (es posible) que me ofendan
pues soy el sacerdote Serpiente Emplumada.
Nada siento, pues soy el guerrero.
 Ya vienen mis hermanas, mi forma humana,
ya traen el ramillete florido de la respiración,
la mota de algodón para distraerme.
 Ven, pues, tú, el Señor de la Tierra (Tlalteku’tli),
vengan, piernas, y ustedes, guerreros peloteros.
Vengan, sacerdotes del Sol, los del Oriente.
Vengan todos los seres vivos y animados, y los que vuelan,
yo les invoco desde los cuatro rumbos, vengan ahora.
Ven, Uno Conejo que te extiendes (la tierra),
ven tú, Uno Agua, Uno Pedernal,
aquí te ensangrentarás y cobrarás color.
Ven, Señor de la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."