domingo, 20 de enero de 2013

NAGUALISMO Y SERPIENTE

La serpiente entre los antiguos significa perfección y sabiduría divina, representadas por la regeneración psíquica y la inmortalidad, razón por la que en el Génesis es citada en 3:1 como la mas astuta entre todos los animales, y en 3:22 le asocia con la inmortalidad.


Por qué la serpiente? Porque es un animal sin patas. Las patas representan la toma de contacto con lo material. La serpiente es lo que resbala, se desliza formando ondas. De ahí que se asocie con el agua y el agua con la luna, que es una onda. La luna recibía en lenguas cananeas el nombre de Nissim o su anagrama Sinai. La serpiente es, por lo tanto, el mismo Yahvé Nissim que se apareció a Moisés en el Sinaí

El relato del Génesis contiene una revelación. No es literal. Adán, Lilith, Eva, la serpiente y Yahvé son los actores de una parábola que representa la redención humana a través del conocimiento esotérico. El Adán exterior, el revestido de piel, fue expulsado del paraíso, pero el Adán Kadmón, precisamente por comer del árbol que nos abre los ojos, fue ascendido a la condición de creador.


En sánscrto serpiente es naga, también en los Vedas se le llama zecha o ananta, en los planos inferiores se le llama mayá.

Este nombre de Naga no es el propio del animal, sino de una casta prebrahmánica que tenía a la serpiente como totem. Naga viene de la raíz Naw', Nag, misma que da nombre en América al Nagual, al sabio. Y por supuesto, los nagas-naguales estaban y aún están iniciados en el saber de la serpiente, que es el saber sobre las ondas del tiempo.

También se le llama Ananta, un título que significa universal, como aplicación del mito de la serpiente de las mil cabezas, simbólica de las energías infinitas que conforman la creación.

El nombre propio del animal, sin embargo, era de raíz Srp, que aparece no solo en las lenguas de la india, sino en casi todo el mundo. Te puse el ejemplo del Saraph que ahora es Seraphim (por el plural femenino Him). En la época de Moisés todavía se reconocía el origen animal de estos ángeles, tal como aparece en Números 21:6, donde se llama a los serafines "las serpientes ardientes voladoras" y se les culpa de haber provocado una matanza (por razones sexuales) en el campamento israelita.

La raíz se relaciona con el Cephir o Sefir, ya que los planos de manifestación eran entendidos como mundos-serpiente por causa de su naturaleza ondulatoria. Esto se da una clave del esoterismo oriental: la serpiente tambien representa los planos dimensionales.

Entre los mayas, toltecas y azteca la palabra nagual o nahual ha credo división en sus interpretaciones, pero apuntando ambas a un ser con doble espíritu, uno animal y el otros humano, según sus aptitudes de agudeza. 

Aunque la raíz Nag, Naw', Na' es internacional, en las lenguas de América conserva sentidos muy antiguos, por el aislamiento de estas culturas. Su significado primario es "exponenciar", por eso le da nombre al número 4, Nawi, que es el primer cuadrado. De ahí deriva lo de "duplicar", aunque el nagual no es un duplicado del ser humano, sino su forma exponenciada o su presencia en un plano superior. Como eco de esta doctrina, en la actualidad se habla del nagual como un animal; pero, de hecho, la definición más completa que se conserva en una fuente prehispanica afirma:
"Nawalli in atlakatl", en traducción exotérica, "el nagual es lo que no es humano", y en la esotérica, "el nagual es la unidad" (este último sentido se forma de un juego de palabras, pues Naw se puede entender como doble, en tanto Tlak es mitad).
Recuerda que las palabras del hebreo, tal como las conocemos ahora, son bastante recientes (no más de 2500 años), mientras que los mitos son muy anteriores. Aquí viene en auxilio la etimología de los términos, para reconstruir la raiz original, y con ello, la doctrina subyacente a los diversos actores del relato bíblico, tales como los serafines, la mujer oculta de moisés, etc. En general, todos los términos que incluyan los sonidos SRP, sea cual sea su transmutación, tienen el mismo origen teológico.

En el libro de Enoch, capítulo III, se considera a cuatro seraphim  \ y p r c  que equivale a los cuatro vientos del mundo.

Si, son exactamente las 4 serpientes cargadoras del mito americano. O las 4 bestias o los angeles de 4 caras de los profetas. Ese número 4 te indica que se trata de deidades formadoras, hoy les llamamos las fuerzas básicas que sostienen el universo. Por eso se les atribuyen 6 alas, y a veces se desdoblan como 6 ó 12 fuerzas, ya que representan al cubo místico o, más bien, a las 6 caras del cubo de la manifestación. El centro oculto pertenece a un orden superior, representado por los números 5 y 7.

Se puede considerar que la Serpiente de fuego (Quetzalcoatl) bajó y habitó entre nosotros (nagas o nagual)

Quetzalcoatl es la mezcla del serafin con el avatar, es un sostenedor que se emancipa de las fuerzas naturales y cobra conciencia en el punto central. Por eso su número en el cielo es 7 y en la tierra 5. El equivalente bíblico es el Mesías. El título oculto de Quetzalcoatl es Nawalpiltsintli, "señor nagual", lo cual revela que se trataba de un ser humano, pero en el culto externo era considerado un dios, el sostenedor de la región central y morador del centro del cubo.

Se puede considerar que el fuego Divino (Hijos de los Dioses) bajó y habitó entre nosotros (el Cristo Solar). Se puede considerar que la sabiduría eterna bajó y habitó entre nosotros como inteligencia y razón, nosotros la expresamos lenta y generacionalmente.

Exacto. Es la intrusión de lo general en lo particular, de lo absoluto en lo lineal. El cambio de la visión por el conocimiento acumulativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."