viernes, 11 de enero de 2013

¿QUÉ ES LA INTUICIÓN?

Intuición es un término equívoco, pues su significado varía según la experiencia de cada cual. He visto muchos ejemplos de intuición pero, la mayoría, se pueden explicar como conocimiento subconsciente, uso rápido de la razón o producto del azar.

Pero hay otro uso para ese término. Te pongo un ejemplo: si yo te preguntara si tú existes, supongo que comprenderías que mi pregunta es retórica, porque lo obvio no hay que preguntarlo. Tú no te apoyas en la razón, ni en los sentidos, ni en la experiencia, ni en nada ponderable, para saber que, en efecto, sí existes. La prueba es que, si te elimináramos una cualquiera de esas facultades, seguirías sintiéndote tú mismo.

¿En qué se basa tu noción de ser? En la intuición.

Por supuesto que, detrás de cada "hombre de ciencias" (si es que tal cosa existe en este mundo) hay una intuición que responde al nombre de "yo". Y muchas intuiciones más pequeñas que lo impulsan a ir en determinada dirección, hacer ciertas investigaciones, etc.

Se puede, experimentalmente, despojar a un individuo de su noción de ser uno; eso es lo que pasa con los ezquizofrénicos en ciertos momentos. En ese estado, la persona no se dispone a hacer nada útil, porque el terror y el sufrimiento la tienen paralizada.

Entonces yo pienso que sí: la intuición tiene un gran papel detrás de cada actividad humana, incluyendo las ciencias.

Ahora bien, ¿puede utilizarse la intuición como herramienta o método científico? Para responder a esta pregunta, tendríamos que analizar el medio en el que la intuición funciona: un determinado estado de conciencia. Pero el lenguaje científico moderno no basta para este tipo de análisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."