miércoles, 23 de enero de 2013

TEORÍA DEL ZHAN ZHUANG 03

Todo este sistema antigravitatorio tiene el inconveniente de que, además de sostenernos, también nos aplasta. Esto es debido a que los músculos antigravitatorios tienen su punto de fijación en la zona inferior (distal) de la articulación, por lo que a mayor contracción, mayor es la compresión (coaptación) de la articulación (Figura 4). Es decir, la musculatura que nos mantiene erguidos actúa al mismo tiempo en el sentido de la gravedad y nos aplasta.



Para resolver este problema lo ideal sería tener un músculo en la cabeza que traccionara hacia arriba (Figura 5). Por eso en la postura del pilar se coloca la cabeza como sintiendo un "tirón" en esta dirección. Este es un detalle muy importante sobre el que se pone mucha atención en la práctica del Taijiquan y que citan los clásicos.



Como se ha comentado antes, los músculos se dividen en dos grandes grupos: estáticos y dinámicos. Esto no quiere decir que un gran número de ellos no realicen ambas funciones. La importancia de estos grupos, y en particular de los estáticos, para la práctica de las artes marciales internas como el Taijiquan, reside en que puede apoyarse sobre ellos toda la estructura, lo que permite relajar el cuerpo y sentir ligereza en el movimiento. Esto es lo que los clásicos llaman song y que se podría traducir como relajación. El desarrollo de esta habilidad es fundamental para el progreso en este arte y su aplicación en el empuje de manos.

El primer problema que nos encontramos en el trabajo de zhan zhuang es la interferencia que producen en la percepción de la postura los músculos dinámicos (o los estáticos que actúan como dinámicos) impidiendo el desarrollo de la función estática que afianza la estructura y favorece la relajación cuando nos apoyamos en ella. Por ello, el primer paso es reeducar estos músculos estáticos.

En la mayoría de los métodos occidentales de reeducación postural, como la Reeducación Postural Global (RPG) de Philippe Souchard, la técnica Alexander, el método Feldenkrais, la técnica Meziéres o Blandine Calais, se trabaja fundamentalmente sobre la musculatura estática para la toma de conciencia de los patrones posturales erróneos. En particular la RPG sigue el principio de "respetar las hegemonías", es decir, las funciones necesarias para el mantenimiento de la vida. La mayoría son inconscientes, como la circulación (sangre, linfa, fluidos corporales), la digestión, y la respiración. En algunas podemos intervenir, como cuando aumentamos o disminuimos la frecuencia y la amplitud de la respiración. De todas las hegemonías hay cuatro que dependen del aparato músculo-esquelético y que tienen gran importancia e implicación en este método de trabajo:

Respiración. De los dos movimientos que se producen, la inspiración es antigravitatoria, y la espiración funciona a favor de la gravedad y se produce por una relajación fibroelástica de los músculos inspiradores. Pero el número de músculos inspiradores necesarios para asegurar esta hegemonía es muy numeroso: diafragma, escalenos, esternocleidomastoideo, intercostales (punto de fijación superior), escapulares (serrato y pectoral mayor) y espinales. Esto se traduce morfológicamente en una elevación de las costillas (Figura 6). En Taijiquan y en los métodos del Yiquan se emplea la respiración abdominal para controlar que el pecho no se hinche y nos haga "flotar" y perder el enraizamiento.  



Toma de alimentos. Funciones elementales como coger los alimentos y llevarlos a la boca, u otras como manejar herramientas, requieren de un esfuerzo antigravitatorio para sostener la cintura escapular, el brazo y antebrazo, y la mano. Estas funciones también las aseguran los músculos estáticos que forman las cadenas suspensoria de la cintura escapular, anterior interna del hombro u anterior del brazo.

Bipedestación. Como hemos visto antes, tras el nacimiento el bebé pasa por las etapas de sostener la cabeza, mantenerse sentado, gatear, mantenerse en pie y alcanzar la postura adulta al formarse la lordosis lumbar por la tracción del músculo psoas. En este caso también hay mayoría de musculatura estática (cadena posterior: espinales, glúteos, isquiotibiales, tríceps sural, plantares; cadena anterior y lateral de la cadera: psoas ilíaco, aductores pubianos, deltoides, glúteo, fascia lata, tibial anterior) (Figura 3).

Mirada horizontal. Esta es la gran finalidad de la función estática, por lo que, sean cuales sean los problemas estructurales que tengamos, se producirán las compensaciones necesarias para mantenerla. Esto ocurre gracias al sistema de ajuste entre el occipital, el atlas y el axis (1ª y 2ª cervicales). En la posición del pilar se mantiene la mirada en el horizonte, aunque también puede hacerse con los ojos cerrados, pero manteniendo el "tirón hacia arriba" y retrayendo un poco el mentón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."