martes, 19 de febrero de 2013

FILÓSOFO TOLTECA DON JUAN MATUS 03 "La Tradición Tolteca"

LA TRADICIÓN "CULTURAL" TOLTECA NAGUALISTA

Mucho tiempo antes de que los españoles llegaran a México existían allí extraordinarios  videntes toltecas, hombres capaces de actos inconcebibles. Eran el último eslabón en una cadena de conocimiento que se extendió a lo largo de miles de años. (EFI) "El Fuego Interno"

Don Juan, Don Genaro, y sus otros compañeros no me enseñaban brujería, ni encantamientos; me enseñaban las tres partes de un antiquísimo conocimiento que poseían; ellos llamaban a esas tres partes el "estar consciente de ser", el "acecho", y el "intento". Y no eran brujos; eran videntes. (EFI) 

Para Don Juan, el término "tolteca" significaba "hombre de conocimiento". En la época a que se refería, siglos o tal vez incluso milenios antes de la Conquista española, todos aquellos hombres de conocimiento vivían dentro de una vasta área geográfica, al norte y al sur del valle de México. (EFI)

En varias ocasiones, a fin de ayudarme, Don Juan trató de poner nombre a su conocimiento. El creía que el nombre más apropiado era "nagualismo", aunque el término era demasiado oscuro. Llamarlo simplemente "conocimiento" lo encontraba muy vago, y llamarlo "hechicería", sumamente erróneo. "La maestría del intento" y "la búsqueda de la libertad total" tampoco le gustaron por ser términos abstractos en exceso, demasiado largos y metafóricos. Incapaz de encontrar un término adecuado optó por llamarlo "brujería", aunque admitiendo lo inexacto que era. En el transcurso de los años, Don Juan me dio diversas definiciones de lo que es la brujería, sosteniendo siempre que las definiciones cambian en la medida que el conocimiento aumenta. (ECS) "El Conocimiento Silencioso"

La brujería es “el uso especializado de la energía”. Para el hombre común y corriente la brujería es una idiotez o un insondable misterio sencillamente porque carece de la energía necesaria para tratar con ella. (ECS)

Aprender brujería es en realidad aprender a “ahorrar energía”. (ECS)

La brujería es la habilidad de usar otros campos de energía que no son necesarios para percibir el mundo que conocemos. La brujería es un estado de conciencia. Es la habilidad de percibir lo que la percepción común no puede captar. (ECS)

Nosotros no necesitamos que nadie nos enseñe brujería, porque en realidad no hay nada que enseñar. Lo que necesitamos es un maestro que nos convenza de que existe un poder incalculable al alcance de la mano. (ECS)

El hombre necesita ahora, más que nunca, aprender nuevas ideas, que se relacionen exclusivamente con su mundo interior; ideas de brujo, no ideas sociales; ideas relativas al hombre frente a lo desconocido, frente a su muerte personal. Ahora, más que nunca, necesita el hombre aprender acerca de la impecabilidad y los secretos del “punto de encaje”. (ECS)

El mayor logro de los brujos de antaño fue percibir la esencia energética de las cosas. Fue un logro de tal magnitud que lo convirtieron en la premisa básica de la brujería. Hoy en día, con mucha disciplina y entrenamiento, los brujos adquieren la capacidad de percibir la naturaleza intrínseca de las cosas; una capacidad a la que llaman "ver", o percibir energía directamente. (ADE) "El Arte de Ensoñar"

Pero para "ver" hay que separar la parte social de la percepción, porque ésta reduce el alcance de lo que se puede percibir, y porque nos hace creer que el molde al cual ajustamos nuestra percepción es todo lo que existe. Estoy convencido de que el hombre, para sobrevivir en esta época, tiene que cambiar la base social de su percepción, es decir, la certeza física de que el mundo está compuesto de objetos concretos. Deberíamos percibir el mundo como energía. El universo entero es energía. La base social de la percepción debería ser entonces la certeza física de que todo lo que hay es energía. (ADE)

En el universo no hay pasado ni futuro. Lo único que hay en el universo es energía, y la energía tiene solamente “aquí y ahora”, un infinito y siempre presente” aquí y ahora”. (ADE) 

Los brujos han triunfado en la tarea de liberar su conciencia de ser de sus ataduras con el orden social. Ellos mismos son la prueba. Convencer a otros del valor y la importancia de evolucionar es otro asunto. (ADE)

La mente del mercachifle está hecha para el comercio. Pero la libertad no puede ser una inversión. La libertad es una aventura sin fin, en la cual arriesgamos nuestras vidas, y mucho más, por unos momentos que no se pueden medir con palabras o pensamientos. La búsqueda de la libertad es la única fuerza que yo conozco. Libertad de volar en ese infinito. Libertad de disolverse, de elevarse, de ser como la llama de una vela, que aun al enfrentarse a la luz de un billón de estrellas permanece intacta, porque nunca pretendió ser más de lo que es: la llama de una vela. (ADE)

Las afirmaciones perceptivas de los chamanes carecen de sentido si las analizamos con los conceptos lineales del mundo occidental. Hace cinco siglos que la civilización occidental está en contacto con los chamanes del Nuevo Mundo y los estudiosos no han hecho un solo intento de formular un discurso filosófico basado en estas afirmaciones. (PM) "Pases Mágicos"



Cualquiera que haya estudiado en la Universidad con una mentalidad crítica convendrá que el academicismo se enfoca, la mitad de las veces, en círculos cerrados de presupuestos dogmáticos basados en interpretaciones antiguas que, también la mitad de las veces, tienen su origen en la opinión o conclusiones de UN solo investigador, por muy renombrado que sea. La Antropología, en particular, está plagada de esos presupuestos sin verdadero fundamento. Además, las crónicas que los historiadores contemporáneos de la Conquista hicieron, por muy rigurosas o imparciales que fueran (un ejemplo clásico es Fray Bernardino de Sahagún), tropezaron con el auge de una Inquisición represora y tergiversadora en extremo. Los pocos o muchos estudios que se hicieron entonces, de primera mano, sobre el nagualismo, quedaron ya entonces severamente cercenados. Así que la Antropología laica, científica, no ha podido jamás disponer de fuentes fidedignas sobre esas tradiciones.
Sin embargo, aunque con menos crédito, los tratados esotéricos sí han salvado de la quema algunos retazos de la verdadera significancia de ciertas civilizaciones antiguas. Max Heindel, el gran vidente, da cuenta de los toltecas, en el "Concepto Rosacruz del Cosmos", de manera muy tangencial pero desde luego mucho antes que Castaneda, como una de las grandes estirpes iniciáticas de la antigüedad. Algún día quedará clara la abismal diferencia que existe entre la Historia oficial y la real antes de Jesucristo.
Hay que revisar, también, la obra de la Blavatsky, especialmente la de su discípulo Senner, en la cual hace mención a los naguales de México directamente.
Por lo pronto, ahora sabemos que desde hace milenios ha existido en México una casta de videntes, los toltecas, con una tradición quizás mucho más firme y poderosa que la de los egipcios, indios, chinos o los tibetanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."