lunes, 25 de febrero de 2013

FILÓSOFO TOLTECA DON JUAN MATUS "El Poder Personal"


EL PODER PERSONAL

El verdadero saber es poder. Precisamente porque hay que trabajar duro para aprenderlo. (EDJ) 

El poder es algo indefinible. Algo que controla nuestros actos y a la vez obedece nuestro mandato. (VAI) 

El poder es un sentimiento que uno tiene sobre ciertas cosas. El poder es personal. Pertenece a uno nada más. (VAI) 

Para tener y disponer del poder, hay que tenerlo por principio de cuentas. Se necesita poder hasta para concebir qué es el poder. (VAI) 

Aventurarse en lo desconocido sin ningún poder es estúpido. Solo se encuentra la muerte. (VAI) 

Yo también pasé por las mismas dudas. Sin embargo, pese a mi estupidez, junté suficiente poder, y un día mi poder personal hizo desplomarse el mundo. (VAI) 

Se necesita luchar toda una vida para estar a solas en el mundo del poder. (VAI) 

Un hombre no es más que la suma de su poder personal, y esa suma determina cómo vive y cómo muere. (VAI) 

El poder personal es un sentimiento. Algo como tener suerte. Un estado de ánimo. (VAI) 

Carlos pregunta: "¿qué debo hacer?"; y Don Juan le responde: "Nada. Sigue como vas. El poder hallará el modo". (VAI)) 

El poder tiene la peculiaridad de que no se nota cuando se lo está guardando. (VAI) 

Si no tienes poder personal da igual que se te revele la sabiduría más grande: no entenderás nada. En cambio, si tienes poder, una sola palabra puede cambiar tu vida. Por ejemplo: "Puedes extenderte hasta el infinito" y "Un momento puede ser la eternidad" son dos revelaciones inservibles para quien no tiene poder. (RDP) 

Una vez hiciste una oferta al poder, y esa oferta no se puede retirar. (RDP) 

Son muy pocos, muy pocos los hombres con poder personal suficiente para emprender el camino. (RDP) 

La costumbre de un brujo es no desperdiciar su poder, sus ganancias. (EDA) 

No hay pasos específicos para todo lo que hace un guerrero. Solo hay poder personal. (EDA) 

En el desierto, durante el crepúsculo, el viento se transforma en poder. (VAI) 

No hay poder en los cementerios. Sí lo hay en los huesos de un guerrero, pero estos no están nunca en los cementerios. (VAI) 

La niebla es una fuerza muy extraña que contiene grandes secretos de poder. (VAI) 

Al concentrar nuestra atención (o nuestro no-hacer) en un objeto durante un buen rato, este objeto se impregna poderosamente de nuestra energía, así que luego hay que enterrarlo, o convertirlo en un objeto de poder. Hay que tener cuidado. El peso de nuestra preocupación puede haber convertido a ese objeto en algo sin ningún chiste. (VAI) 

Los hombres "guardan" sus sentimientos en el pecho. Las mujeres en el útero. Cuando un guerrero se despide de un sitio para siempre, ha de atrapar el sentimiento que deja atrás y "clavárselo" en el pecho. (SAP) 

Un guerrero es impecable cuando confía en su poder personal, sea éste grande o pequeño. (VAI) 

Para entender y corroborar las verdades del estar consciente de ser no se necesita raciocinio sino energía, poder personal. (EFI) 

La libertad es el don del Águila al hombre. Desgraciadamente, muy pocos hombres entienden que, para poder aceptar tan magnífico don, lo único que necesitamos es tener suficiente energía. (EFI) 

Las palabras tienen un tremendo poder e importancia y son la propiedad mágica de quien las piensa. (ECS) 

La verdadera dificultad no está en mover el punto de encaje ni en romper la continuidad. La verdadera dificultad está en tener energía. (ECS) 

Todo cuanto hacen los brujos es una consecuencia del movimiento de sus puntos de encaje, y esos movimientos están regidos por la cantidad de energía que los brujos tienen a su disposición. (ECS) 

Cada ser humano tiene una cantidad inherente de energía, cantidad cuyo aumento o disminución no está sometida a los embates de fuerzas externas. Dicha cantidad de energía basta para conseguir lo que los brujos consideran la obsesión de la especie humana: trascender los parámetros de la percepción normal. Don Juan estaba seguro de que nuestra incapacidad de romper con dichos parámetros se debía a nuestra cultura y entorno social. (PM) 

El poder personal es el nombre que Don Juan da, en los primeros libros, a lo que, más adelante, llama finalmente “tener energía”. Aunque resulta un poco desorientador, es muy frecuente, a lo largo de la obra, comprobar cómo ciertos conceptos reciben distinto nombre e incluso definición según se amplía el contexto explicativo. Cuando decimos que la brujería es “ahorrar energía” podríamos, pues, decir también que es ahorrar poder personal, y que, por ende, sólo los hombres con poder personal suficiente pueden acceder a los secretos del más allá. Sin embargo, al calificar de “personal” a ese poder, a esa energía que todos poseemos o debemos almacenar, se establece una suerte de diferencia cualitativa entre unas y otras. Ya no es solo cuestión de “mucha o poca” (energía). 
Más adelante, al hablar de la energía sexual, Don Juan explica que lo que determina principalmente el nivel de energía que, por principio o de manera innata, posee una persona, es la “pasión” o el “aburrimiento” con que sus progenitores hicieron el amor en la ocasión en que fue concebido. El poder personal no es exacta o solamente una cuestión de vigor o vitalidad o magnetismo o “suerte”. Es sobre todo un vínculo especial con el espíritu, algo que te hace comprender con más facilidad que los demás los designios del Conocimiento. Una fortaleza espiritual. La “vitalidad” es más bien una resultante, una consecuencia lógica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."