lunes, 25 de febrero de 2013

FILÓSOFO TOLTECA DON JUAN MATUS "La Voluntad"

LA VOLUNTAD 

Las fibras de la voluntad, para un vidente, aparecen como unos tentáculos de luz que emanan de un punto debajo del ombligo; unas fibras con las que el brujo puede realizar hazañas magníficas. (URA) 

Negarse cosas no es tener voluntad, sino un modo de entrega. Quizás el peor de todos. La voluntad no es pensamiento. (URA)

La voluntad es un poder: algo que el hombre usa para ganar una batalla que según todos  los cálculos debería perder. La voluntad te hace invulnerable. (URA) 

La voluntad es la fuerza que liga verdaderamente a los hombres con su mundo percibido, sea éste de la clase que sea. (URA) 

Un guerrero sabe que espera a su voluntad; así que asiste paciente a su proceso de aparición: primero con pequeñas manifestaciones de poder, luego con dolores, y finalmente con una sensación que sale de su abdomen (arriba o abajo del ombligo). (URA) 

Un brujo puede usar su voluntad para dejar que la muerte le “expanda” y luego volver a unirse. También la usa para interferir, para aplicarla a la “coyuntura clave” de una determinada situación, y lograr un efecto. Pero la vejez debilita la voluntad... (URA) 

La voluntad se desarrolla en un guerrero pese a toda la oposición de la razón. (RDP) 

La fibra de la voluntad es el camino al nagual. (RDP) 

La mirada del brujo en el ojo derecho de otra persona, “agarrándolo” con la voluntad, detiene el diálogo interno. Así fue como Don Juan “enganchó! a Carlos la primera vez que se vieron. (RDP) 

El nagual es atrayente más allá de cuanto pueda decirse, así que nuestra decisión de regresar al “crudo” mundo del tonal no depende de nuestra razón sino de nuestra voluntad. Por eso sobreviven tan pocos. (RDP) 

Los nuevos videntes llamaron “voluntad” a la energía del alineamiento; y la entendieron como un estallido de energía, ciego, impersonal, ininterrumpido, que nos hace comportarnos como lo hacemos. La voluntad es responsable de la localización del punto de encaje en su posición acostumbrada. El alineamiento es renovado incesantemente para conferirle así continuidad a la percepción. Para renovar cada vez el alineamiento con el frescor que necesita para crear un mundo vivo, la descarga de energía que procede de esos mismos alineamientos se redirige automáticamente para reforzar algunos alineamientos selectos. (EFI) 

En los libros de Castaneda se habla de la voluntad en tres contextos distintos: Uno, como unas fibras o tentáculos que salen del chakra del ombligo (hara), y que nos permiten realizar estupendas hazañas físicas, relacionadas con el equilibrio, saltos, etc. Hay referentes de esto en las artes marciales orientales.
Dos, como el poder personal que utiliza el guerrero a la hora de tratar con el nagual, con lo desconocido, en contrapartida con la razón, que es el poder que utilizamos para poner en orden el tonal.
Y tres, en un contexto más teorético, como la energía del “alineamiento”, un momento energético determinado en el proceso de formación de la conciencia, y cuyo resultado final es el “intento personalizado”. (EFI,198) 
Aunque la hilazón no salta a la vista, ha de haber una profunda relación entre estos tres fenómenos, ya que gozan del mismo título. No podemos, desde luego, asociar sin más el concepto tolteca de voluntad con esa capacidad de tesón, propósito y determinación con que habitualmente lo entendemos en nuestra cultura. La voluntad, para los brujos, es una fuerza muy compleja y misteriosa. Pero lo que sin duda hace que para los guerreros sea urgente y prioritario cultivar esta fuerza es el hecho de que las decisiones que hagamos en el nagual, en el otro mundo, no dependen de nuestra razón sino de nuestra voluntad. Sin ella, no hay manera de sustraerse al arrebatador atractivo del nagual. Nuestra razón nos convencería de que se está mucho mejor allí, y no regresaríamos. Solo una decisión sostenida con firmeza por la voluntad nos podría devolver al “crudo” mundo del tonal, a la miserable condición de nuestro mundo físico habitual. (RDP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."