miércoles, 27 de febrero de 2013

FILÓSOFO TOLTECA DON JUAN MATUS "La Conciencia Acrecentada"

LA CONCIENCIA ACRECENTADA

La conciencia acrecentada es la posición del punto de encaje requerida para realizar la instrucción del lado izquierdo. (ECS)

El estado de conciencia acrecentada es la puerta de entrada al intento. (ECS)

El valor del método de enseñanza de los nuevos videntes radica en que aprovecha las cualidades peculiares de la conciencia acrecentada, especialmente la inhabilidad de los aprendices para recordar. Esta inhabilidad constituye una barrera casi infranqueable para los guerreros que tienen que recordar toda la instrucción que se les dio, si han de seguir adelante. Solo después de años de esfuerzo y de disciplina monumentales pueden los guerreros recordar su instrucción. (EFI)

En el estado de conciencia acrecentada, la conducta de los aprendices es tan natural como en la vida diaria. Su gran ventaja es que pueden enfocar sus mentes en cualquier cosa con fuerza y claridad descomunales; pero su desventaja está en la imposibilidad de traer al campo de la memoria normal lo que en esos estados les sucede. (EFI)

Cada vez que yo entraba en un estado de conciencia acrecentada no podía dejar de maravillarme de la diferencia entre mis dos lados. Siempre sentía como si un velo se me quitara de los ojos, como si antes hubiera estado parcialmente ciego y ahora podía ver. La libertad, el absoluto regocijo que solía posesionarse de mí en esas ocasiones no puede compararse con ninguna otra cosa que haya experimentado jamás. Pero al mismo tiempo, había un aterrador sentido de tristeza y añoranza que iba de la mano con aquella libertad y aquel regocijo. Don Juan me había dicho que sin tristeza y añoranza uno no está completo, pues sin ellas no hay sobriedad, no hay gentileza. Decía que la sabiduría sin gentileza y el conocimiento sin sobriedad son inútiles. (EFI)

Los antiguos videntes se dieron cuenta de que la mejor manera de enseñar su conocimiento era hacer que sus aprendices cambiaran a su lado izquierdo, a un estado de conciencia acrecentada, porque ahí es donde tiene lugar el verdadero aprendizaje. (EFI)

Tú no te acuerdas de todo lo que has hecho, porque cuando uno está en la conciencia acrecentada, uno "ve". (EFI)

El estado de conciencia acrecentada es "visto" no solo como un resplandor que abarca mayor profundidad dentro de la forma ovoide de los seres humanos, sino también como un resplandor más intenso en la superficie del capullo. (EFI)

La conciencia acrecentada sucede al momento en que el intenso resplandor del punto de encaje enciende las emanaciones dormidas en la profundidad de la banda del hombre. (EFI)

En la conciencia acrecentada, el punto de encaje acentúa emanaciones que están tan próximas a las habituales que el cambio es mínimo. Pero a pesar de ser mínimo, el cambio produce una mayor capacidad para concentrarse, comprender y aprender. Las emanaciones más alejadas permanecen inafectadas, lo que significa que, mientras están en un estado de atención provisionalmente acrecentada, los seres humanos pueden tratar con todo como si estuvieran en el mundo de todos los días. Pero cuando este estado se desvanece, todo se olvida de inmediato. (EFI)

La gran prueba que los nuevos videntes desarrollaron para sus guerreros aprendices es desandar el viaje que sus puntos de encaje llevaron a cabo bajo la influencia del nagual. A este repaso, cuando ha sido concluido, lo llamaron recuperar la totalidad de uno mismo. (EFI)

De la conciencia acrecentada al "punto donde no hay más dudas" solo hay un corto trecho. La verdadera hazaña es hacer que el punto de encaje se mueva desde su sitio normal a ese otro punto en la profundidad del lado izquierdo. (EFI)

Una de las decisiones más afortunadas de los nuevos videntes fue el no permitir nunca que sus puntos de encaje se movieran de manera permanente a cualquier posición que no sea la conciencia acrecentada. Desde esa posición, resolvieron de hecho el dilema de la inutilidad de la importancia personal y se dieron cuenta de que la solución no consiste en escoger un mundo alternativo en el cual morir, sino en elegir la conciencia total, la libertad total. (EFI)

Una vez terminado su entrenamiento, la tarea que enfrentan los guerreros es una tarea de integración. En el curso de su entrenamiento, los guerreros, y especialmente los naguales, se ven instados a mover sus puntos de encaje a tantos sitios como sea posible. A medida que los recuerdan los integran en un todo coherente. (EFI)

El olvido es lo único que da alivio a quienes penetran en lo desconocido. ¡Qué alivio estar en el mundo ordinario! (EFI)

La conciencia acrecentada no revela lo que se ha almacenado en ella hasta el momento en que el edificio del conocimiento de la brujería esté completo. (ECS)

En los estados de conciencia acrecentada los brujos obtienen conocimiento directamente del "intento", sin la intervención del lenguaje hablado. (ECS)

En los estados de conciencia acrecentada yo podía funcionar con destreza y con firmeza, pero una vez que regresaba a un estado de conciencia normal, no podía recordar nada acerca de ellos. (ECS)

La conciencia acrecentada es un misterio solo para nuestra razón. En la práctica, es de lo más sencillo que hay. (ECS)

Para algunos hombres, usar ropas de mujer es la puerta de entrada a la conciencia acrecentada. De hecho, vestir a un brujo macho de mujer es más eficaz, para entrar a la conciencia acrecentada, que empujar su punto de encaje, pero más difícil de ejecutar. (ECS)

La conciencia acrecentada es como un trampolín. Desde ahí puede uno saltar al infinito, pues cuando el punto de encaje se mueve, o bien se ubica otra vez en una posición muy cercana a la habitual, o continúa moviéndose hasta el infinito. (ECS)

La conciencia acrecentada no tiene valor alguno para la supervivencia biológica; de otro modo, toda la raza humana estaría en ese estado. El cual es un estado peligrosísimo, pero el riesgo de entrar en él es mínimo. No obstante, siempre existe una remota posibilidad de que cualquier persona entre en ese estado. Al hacerlo, lo habitual es que se desconchinfle, la mayoría de las veces de forma irreparable. (ECS)

Recapitular a Don Juan, en los términos de recuperar lo que había interactuado con él en conciencia acrecentada, me produjo unas visiones extremadamente detalladas y significativas. Eran infinitamente más intensar que conversar con el propio Don Juan. (RDT)

Cuando Don Juan y su grupo de videntes partieron todos juntos finalmente al otro mundo, en una especie de iniciática “ascensión a los cielos en cuerpo y alma”, Castaneda pareció dar por terminada su instrucción. Se cerraba así el ciclo que constituyen sus cuatro primeros libros. El resto de su obra cobró una densidad y una riqueza insospechadas cuando descubrió, a través de la recapitulación y el ensueño, que Don Juan en realidad le había enseñado infinidad de conocimientos de los que no se acordaba porque le habían sido transmitidos en estados de conciencia acrecentada.
En efecto, considerar que nuestras actitudes y presentimientos pueden tener su origen en intensas experiencias, posiblemente también muy extensas desde el punto de vista temporal, vividas en el fugaz o incluso intencionado lapso de un desmayo, un sueño, o un despiste del que no nos acordábamos en absoluto, despierta en nosotros abismales y abrumadores sentimientos de expectación, máxime cuando la mayoría de nosotros tenemos fuertes indicios (experiencias de "dejá vu" y similares) de procesos ocultos en nuestra memoria que apuntan en esa dirección.
¿Qué recuerdos no habrá, entonces, encerrados en las inaccesibles parcelas de nuestro cuerpo energético? ¿Quiénes somos en realidad? ¿Cuál es nuestro verdadero pasado? Sin embargo, precisamente en este material es en el que más acuciante nos resulta la necesidad de un nagual, de un maestro, ya que Don Juan introducía a Castaneda en los estados de conciencia acrecentada a través de una manipulación exclusiva de su punto de encaje (el “golpe del nagual”), y como no nos indica ningún otro método para acceder a ese estado, hasta el punto de que sería inútil o peligroso intentarlo por nuestra propia cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."