martes, 26 de febrero de 2013

FILÓSOFO TOLTECA DON JUAN MATUS "La Energía Sexual"

LA ENERGÍA SEXUAL

La energía sexual es algo de extrema importancia que debe ser controlado y usado con mucho tino. (EFI)

Silvio Manuel, Emilio y Genaro no tenían energía suficiente para el sexo porque eran el resultado de "concepciones" aburridas. Debían abstenerse de relaciones sexuales si querían almacenar la poca energía que tenían. A los demás, el nagual Julián les dijo que podían hacer lo que quisieran con su energía sexual, pero recomendó que se controlaran y que entendieran que el comando del Águila es que el fulgor de la conciencia de ser se da a través del acto sexual. (EFI)

Durante el acto sexual, las emanaciones internas de los capullos de ambos participantes se agitan hasta un punto culminante en que dos trozos de energía consciente se separan de ambos capullos para fusionarse. (EFI)

El acto sexual es siempre una donación de conciencia aunque ese regalo no se consolide y cree un nuevo ser viviente. (EFI)

Para los guerreros, la única energía que poseemos es la energía sexual, dadora de vida. (EFI)

Si los guerreros quieren tener la suficiente fuerza para "ver" tienen que volverse avaros con su energía sexual. (EFI)

Una persona completa es aquella que nunca ha tenido niños. Cuando una persona queda incompleta se vacía realmente, como una calabaza ahuecada; su huevo luminoso presenta un gran agujero en la parte media. (SAP)

Para entrar en el otro mundo uno debe estar completo. Sin agujeros ni remiendos. (SAP)

Hay un método para recuperar la plenitud: negar el cariño, o más exactamente, la preocupación por tus hijos, y arrebatarles su energía con tu costado izquierdo... (SAP)

Una persona que recupera su integridad está equilibrada, en tanto que una que siempre ha estado completa está un poco desequilibrada. (SAP)

La "fuerza de espíritu", la energía, de la persona que muere, va a parar a sus padres; y si estos han muerto, a aquél de sus hijos que esté completo, o al que tenga más poder personal. (SAP)

Los cuerpos de las "hermanitas" estaban impenetrablemente cerrados. No les preocupaba el sexo. (EDA)

Ser guerrero implica llevar una austera vida de celibato total. (EDA)

La sensualidad del hombre no tiene nada de malo. Lo malo es ignorar su naturaleza mágica. (EFI)

Es un error desperdiciar la fuerza dadora de vida y no tener hijos, pero también es un error no saber que al tener hijos uno disminuye el fulgor de la conciencia. Los videntes ven que, al tener un hijo, el fulgor de la conciencia de los padres disminuye mientras que el de la criatura aumenta. En algunos padres débiles y nerviosos, ese fulgor desaparece casi por completo. (EFI)

Mi temor era que debido a la estupidez perdería mi oportunidad de ser libre y repetiría la vida de mi padre. Y no es que la vida de mi padre tuviera nada de malo. Vivió y murió ni mejor ni peor que la mayoría de los hombres. Lo importante era que mi punto de encaje se movió y que un día me dí cuenta de que la vida y la muerte de mi padre no tuvieron ningún significado, ni para otros ni para él mismo. Mi benefactor me dijo que mi padre y mi madre vivieron y murieron solo para tenerme a mí, y que sus propios padres hicieron lo mismo por ellos. Dijo que los guerreros son diferentes porque mueven sus puntos de encaje lo suficiente para darse cuenta del tremendo precio que se ha pagado por sus vidas. Este movimiento les da el respeto y el terror reverente que sus padres jamás sintieron por la vida en general, o por el estar vivo en particular. (EFI)

El nagual Elías pensaba que la energía sexual nos había sido dada para que la utilicemos en "ensoñar". (ECS)

Se necesita energía sexual para ensoñar, así que cuando se disipa esa energía en el acto sexual, los resultados son desastrosos. (ECS)

Si no tienes cuidado con tu energía sexual, si ésta no se halla en equilibrio, ya puedes irte acostumbrando a los movimientos erráticos de tu punto de encaje. (ECS)

Nuestra energía sexual es lo que gobierna el ensueño. El nagual Elías me enseñó que, o haces el amor con tu energía sexual o ensueñas con ella. No hay otro camino. (ECS)

Sólo cuando mi energía sexual se liberó del mundo, cayó todo en su sitio. Esa es la regla para los ensoñadores. Los acechadores son lo opuesto. El nagual Julián, por ejemplo, era un libertino sexual como hombre común y corriente y como nagual. (ECS)

El nagual Elías poseía la sobriedad que sólo adquieren los soñadores tras inconcebibles batallas consigo mismos. (ECS)

La función primaria de la matriz es la reproducción, pero a los chamanes solo les interesa lo que consideran su función secundaria (y energética): la evolución. En el caso de los brujos, la evolución de la matriz es el despertar y el aprovechamiento pleno de su capacidad para procesar conocimientos directos sin el auxilio de los procesos de interpretación que todos conocemos. (PM)

A los antiguos chamanes les resultaba paradójico que la mujer tuviese a su disposición, gracias a su matriz, un poder infinito, y que sin embargo no se interesara por conseguirlo. Don Juan estaba convencido de que esta falta de deseo no era natural, sino adquirida. (PM)

La función secundaria de los órganos sexuales masculinos corresponde a algo que los chamanes denominan “apoyo evolutivo”: una especie de trampolín que catapulta a los hombres y los lleva a realizar hazañas extraordinarias de lo que los chamanes del antiguo México denominaban “intento inflexible” o propósito y concentración lúcidos. (PM)

La ventaja de las mujeres radica en su capacidad de trasladar la función interpretativa del punto de encaje a la matriz. (PM)

Es de nuestra propia conciencia de la que se nutren nuestros hijos para crecer, y es también nuestra conciencia irrecuperable la que perdemos cada vez que hacemos el amor, creando además desgastadores lazos energéticos en el caso de las mujeres. Una y otra vez se nos insiste en que no tenemos otra energía que la sexual para acceder al ensueño, pero la recomendación inevitable que se sigue de esto, el celibato total, choca diametralmente con una cultura recién emancipada de las represiones eclesiales, y no digamos con las políticas de fomento de la institución familiar. El conflicto está servido, sobre todo porque, además, es en el tema sexual donde tenemos todos nuestro más obsesivo escollo y caballo de batalla para alcanzar la madurez psicológica y espiritual. ¿Soluciones? Harían mejor los gobiernos en enseñarnos técnicas tántricas de control sexual, técnicas que nos enseñan que orgasmo y eyaculación son dos cosas distintas, antes que repartir artilugios sintéticos que al fin y al cabo no impiden nuestra frustrante pérdida de energía. Una cosa sí está clara: Occidente ha perdido hace mucho tiempo el norte de lo que significa la vida sexual. Si las ideas toltecas sirven para revisar el sentido profundo de esta pulsión, estimulando la reflexión bajo presupuestos nuevos, bienvenidas sean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."