sábado, 23 de febrero de 2013

FILÓSOFO TOLTECA DON JUAN MATUS "Las Verdades de la Conciencia de Ser"

LAS VERDADES DE LA CONCIENCIA DE SER 

Después de que el mundo de los primeros toltecas fue destruido, los videntes que  sobrevivieron se recluyeron y empezaron un recuento de sus prácticas. Lo primero que hicieron fue establecer el "acecho", el "ensueño" y el "intento" como los procedimientos clave. (EFI) 

Lo que los nuevos videntes vieron, al examinar el resplandor de la conciencia, dio lugar al orden en que arreglaron las verdades del estar consciente de ser, descubiertas por los antiguos videntes. Ese orden se conoce como la maestría de la conciencia. Partiendo de ahí desarrollaron las otras tres maestrías: el "acecho", el "intento" y el "ensueño". (EFI) 

La mayoría de las verdades de la conciencia de ser fueron descubiertas por los antiguos videntes. Pero el orden en que esas verdades estaban dispuestas era obra de los nuevos videntes. Y sin ese orden, las verdades eran casi incomprensibles. La maestría del estar consciente de ser consiste en entender y manejar dichas verdades, en el orden en que han sido puestas. (EFI) 

Don Juan dijo que el "ver" había sido el elemento crucial tanto en la destrucción del mundo de los antiguos videntes como en la reconstrucción del nuevo ciclo. Fue gracias a que "veían" que los nuevos videntes descubrieron ciertos factores innegables que utilizaron para llegar a conclusiones, ciertamente revolucionarias para ellos, acerca de la naturaleza del hombre y del universo. Estas conclusiones, que hicieron posible el nuevo ciclo, eran las verdades que me estaba explicando acerca del estar consciente de ser. (EFI) 

El conocimiento contiene nueve premisas básicas:

a) Vivimos en un universo de campos de energía. 
b) Esos campos irradian de una fuente central. 
c) El hombre es un minúsculo encapsulamiento de la energía universal: un huevo luminoso. 
d) Las fibras de energía del huevo luminoso solo están verdaderamente encendidas en un punto. 
e) Este punto alinea, o encaja, las fibras interiores del huevo con las exteriores; en esto consiste la percepción. 
f) Es posible mover este punto. 
g) Esto implica percibir nuevos mundos, cosa que el brujo persigue para obtener energía. 
h) El intento es la fuerza omnipresente que nos hace percibir. 
i) El objetivo final de los brujos es alcanzar la conciencia total. (ECS) 

La maestría del estar consciente de ser es el enigma de la mente; la perplejidad que los brujos experimentan al darse cabal cuenta del asombroso misterio y alcance de la conciencia de ser y la percepción. (ECS) 

En las enseñanzas toltecas existen dos categorías de instrucción. A una de ellas se le denomina "enseñanza para el lado derecho", y se la lleva a cabo en estados de conciencia cotidiana. A otra se le llama "enseñanza para el lado izquierdo", y se la practica solamente en estados de conciencia acrecentada. Ambas categorías de instrucción permiten a los maestros adiestrar a sus aprendices en las tres maestrías. (ECS) 

El misterio del estar consciente de ser fue condensado por los nuevos videntes en unos conceptos y actos que se enseñan mientras los aprendices están en conciencia acrecentada. (EFI) 

El orden en que los nuevos videntes arreglaron las verdades del estar consciente de ser puede servir como un mapa. (EFI) 

El mejor logro de los nuevos videntes es su explicación del misterio del estar consciente de ser. (EFI) 

Los brujos, de acuerdo con su temperamento básico, se dividen en dos bandos complementarios: los ensoñadores y los acechadores. Los primeros poseen una facilidad intrínseca para penetrar en estados de conciencia acrecentada mediante el control de sus sueños normales. Los segundos poseen la facilidad nata de tratar con hechos; son capaces de entrar en estados de conciencia acrecentada mediante el manejo y control de su propio comportamiento. (ECS) 

La trayectoria de los brujos es, primero, liberar la energía existente en nosotros por medio de la recapitulación y la disciplina del camino del guerrero; segundo, usar esa energía para desarrollar el cuerpo energético por medio del ensueño; y tercero, usar la conciencia como un elemento del medio ambiente para poder entrar en otros mundos, no solo con el cuerpo energético, sino también con el cuerpo físico.(ADE) 

Aunque en determinado momento "Las verdades de la conciencia de ser " son expuestas como un mapa resumido, o un esquema, en realidad constituyen la denominación “académica” que los nuevos videntes dan al gran apartado del cuerpo doctrinal teórico ("Cosmolgía") de su conocimiento. Pues, entendido como “maestría” (la "maestría de la conciencia de ser") su alcance se amplía hasta englobar todo lo que llamamos “brujería” o “nagualismo” o “conocimiento”, incluyendo las tres maestrías prácticas o procedimientos claves: el acecho, el intento y el ensueño.
En definitiva, este gran cuerpo teórico, las verdades de la conciencia de ser, con sus nueve premisas básicas, se nos propone como una estructura clave cuyo orden y significado ha de estar siempre presente en nuestro estudio y ejercicios. Cada vez que hablemos del "conocimiento tolteca", del "nagualismo" como sistema de creencias, deberemos asumir estos axiomas básicos como base de la discusión. Parece obvio que Castaneda tenía esa intención en mente cuando redactó las premisas, sean cosecha suya o dictadas por Don Juan. 
Aunque también parece presumible que solo en los estados de “conciencia acrecentada”, o de madurez como iniciados, podremos llegar a captar la entera significación y trascendencia de este mapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Que tu comentario sea respetuoso; que tu crítica sea constructiva..."